Reflexiones tras el #DiaPerroSinRaza

 In Mascotas, Perros

El miércoles twitter se llenó de #dogfies #catfies y orgullo perruno y animalista. No llegamos a ser TT a pesar de los cientos de fotos y mensajes de apoyo que la gente posteó a lo largo del día, pero fue un día para celebrar en internet que todos los peludos merecen un trato digno y para demostrar que los humanos a veces no somos tan egoístas como nos esforzamos en demostrar.

Me encanta la iniciativa del Día del Perro Sin Raza. Da voz a todos aquéllos peludos que no aparecerán en las portadas de las revistas de animales, por el simple hecho de ser fruto del mestizaje o la selección natural. En casa hemos sido de esos niños afortunados que han crecido rodeados de animales. Que hemos podido aprender a amar y a respetar sin tener en cuenta la raza, ni el abolengo.

He compartido mi vida con muchos peludos sin raza, jamás los he considerado desharrapados o menos especiales que la peluda con la que comparto mi vida ahora. Disfrutar de un entorno rural me ha permitido ver las dos caras del ser humano cuando se relacionan con los animales. Desde la más egoísta y utilitarista, en la que cuando el animal dejaba de ser útil o molestaba, era sacrificado sin miramientos. A la más amable y pura de los que compartían sus vidas con un animal sin restricciones. Y mientras tanto, ellos, SIEMPRE dan lo mejor de sí mismos. Da igual si su mal llamado propietario los mataba de hambre, les imponía castigos físicos o los ignoraba. Ellos siempre vuelven. Siempre esperan recibir las migajas de cariño que se caen de las manos de sus compañeros humanos.

Me llena de tristeza ver los centros de acogida llenos de animales abandonados y maltratados. Las barbaridades que se comparten cada día en las redes sociales. Algunas personas dicen que debería de estar prohibido criar perros de raza porque así el abandono de los animales sin raza se reduciría. No puedo estar más en desacuerdo. Casi cada día me llegan noticias de perros de pura raza que buscan un nuevo hogar porque sus dueños han decidido prescindir de ellos. Cuando no eres más que un accesorio da igual si te compraron por una fortuna o te encontraron en rebajas, cuando pasas de moda, eres desechable.

El gran problema de los animales es el ser humano y, mientras sigamos aquí, también su única solución.

La tenencia responsable, la concienciación social sobre los derechos de los animales, penas más duras contra el maltrato, el abandono y el abuso y un marco legal en el que los animales gocen de derechos y una identidad propia como seres, deberían ser los pasos que deberíamos andar para devolverles la dignidad que les hemos arrebatado

Somos una auténtica plaga. Impelidos por nuestro cinismo y avaricia, nos creemos en el derecho de modificar y destruir lo que se nos ha regalado. Y de esclavizar y utilizar todo lo que nos rodea.

No respetamos nada. Nuestra propia raza sufre las tropelías de los que por la fuerza se imponen y por eso, muchas veces pienso que no tenemos remedio. Si el ser humano es capaz de cometer tales atropellos contra su propia especie, ¿Qué no será capaz de hacer con otros seres a los que considera inferiores?

El hombre es un lobo rabioso para el hombre. Y la enfermedad misma para el resto de seres que lo rodean.

Así que, mi enhorabuena a todos aquellos que mantienen la humildad y el amor por bandera. Que ofrecen sin pedir nada a cambio y que aprenden algo bueno cada día de sus compañeros peludos.

Recent Posts

Leave a Comment

Contáctanos

¡Contáctanos!

Not readable? Change text.
0

Start typing and press Enter to search